lunes, 8 de agosto de 2011

Capitulo 5


5
Noche de Chicas




Tome de mi vestidor una falda blanca con negro Adidas de ejercicio y un camisa de tiras de juego con la falda, estaba decidida que la mañana de hoy, un nuevo día en mi vida, iba ha correr un poco, que hay de malo en pensar en la salud, me coloque el conjunto de ropa y mis zapatos de correr, salí del vestidor  hasta el baño y me mire al espejo, el color de mis ojos resaltaban hoy mas que nunca, me lave la cara con agua, saque el cepillo para hacerme una cola alta de caballo, dejando caer mi largo pelo ondulado, corrí hasta mi vestidor en busca de unos pequeños zarcillos, encontré un par en el fondo de la caja, eran plateados, pero podían pasar desapercibidos a lo lejos, me los coloque lentamente y alce la vista a los estantes de mi ropa y vi mis Ray-Ban Aviator negros, lo que necesitaba, los tome y me los puse, pero me los saque otra vez y me los guinde en el cuello de la camisa por que no podía ver nada en mi alrededor, salí del vestidor y fui hasta mi cuarto, busque mi Ipod Touch y el forro que se guindaba en la muñeca para poder hacer deporte, lo encontré en la gaveta de la mesa de noche a lado de mi cama, lo guinde sobre mi muñeca y coloque el Ipod dentro del forro, dejando solo los auriculares que estaban ya ahora cada uno en mis oídos, aunque sin música, tome mi celular que se encontraba sobre la cama, lo coloque en vibrador y lo metí en el bolsillo de mi falda, fui hasta el baño solo para asegurarme que no falta nada, me mire en el espejo y hice una mueca loca para mi misma, ya estaba lista.
Salí de mi cuarto con mucha alegría, baje las escaleras rápidamente y vi a Bárbara en la cocina.

-       Buenos días, Bárbara – exclame sonriendo de mejilla a mejilla.

-       ¿A que la emoción? – pregunto ansiosa Bárbara con una ceja arriba.

-       Hoy es un nuevo día de mi vida – conteste sonriendo aun mas.

Di la vuelta hasta quedar en frente la puerta de la casa, la abrí de un tiron y de otro la cerré, hacia demasiado frío, había olvidado que era comienzos de invierno, ya venia el frío infernal… Pero no importa igual iba a sudar y el frío me va a refrescar, abrí otra vez la puerta y me estremecí ante aquel frío, me coloque mis Ray-Ban y salí en marcha, al principio corrí pero al final comencé a trotar, pase despacio por unas cuantas calles vecinas, por supuesto conocidas de años, mientras pasaba saludaba a personas de facciones conocidas, veía a los niños jugar en los jardines con sus pelotas, pero, no era muy temprano para que estuvieran despiertos, apenas eran las 7 am, bueno allá ellos, coloque mi Ipod en modo de reproducción aleatorio, haciendo sonar canciones movidas y estas haciendo que yo me mueva con el ritmo de la música con movimientos graciosos, a pesar que este corriendo, mientras pasaba algunos se me quedaban mirando y me sonreían, pero no era de modo de burla si no de diversión al verme, la verdad no me ofendía, sino mas bien, me divertía verlos sonreír, pero hay otros que me miraban raro, del modo de ‘’¿qué le pica a esta loca?’’, eso si me enfadaba en el fondo.
Me detuve en mi paso para devolver a casa cuando sentí una vibración en mi pierna, provenía de mi bolsillo y era mi celular, lo saque y vi que recibía una llamada de April.

-       Si buenos días, servicio de alquiler de lavadoras adomicilio – bromee con un tono de voz diferente.

-       Si bueno quiero una lavadora, ¿cuales me ofrecen? – bromeo siguiéndome el juego.

-       Tenemos la pequeña, medianas y grandes – ofrecí.

-       Tiene la de hoy vamos a cenar juntas por que es Noche de Chicas – dijo

-       ¿En donde vamos a cenar esta vez? – pregunte con ánimos

-       No me lo vas a creer, pero conseguí una reservación para ti y para mi en el Ritz – grito por el otro lado del teléfono

-       ¿¡El Ritz!? – pregunte con mas emoción todavía

-       Así como lo oyes mi querida amiga, así que arréglate como nunca jamás lo has hecho – ordeno April – Te busco hasta tu casa a las 7:30 PM

-       Okey tranquila, chao – dije y colgué

El Ritz, ostentoso, seria un día muy divertido, bueno eso espero, todo marcha muy bien el día de hoy, ojala termine como empezó.
Seguí trotando para llegar hasta la casa mientras pensaba en que me podría y que seria lo mas adecuado para la ocasión, pensé en varias opciones en que ponerme pero decidí que cuando llegara lo mejor que seria es ver toda mi ropa, corrí hasta llegar a la casa, pase por el porche y entre a la casa, mire el cronometro y había corrido alrededor de 45 minutos, suspire, era un buen tiempo, pero estaba muy cansada, fui a la cocina, abrí el refrigerador y saque de la jarra de agua y bebí de ella, sin servirla en un vaso, bebí tan rápido que se me congelo el cerebro por completo, fruncí el seño, me molestaba esa sensación, era desagradable, hacia doler mucho mi cabeza, volví a poner, la jarra en su sitio y fui a bañarme, para esperar el momento.




Mire el vestido que usaba, estaba mas que convencida que lo iba a usar, era azul oscuro, excelente color para la noche, la tela pegada a mi piel prácticamente, lo que hacia resaltar mi figura, era un poco mas arriba de la rodilla, hacia ver perfectamente mis piernas y la manga es larga, pero con una tela estampada trasparente muy bonita que hacia entrar el frío en mis brazos, llevaba unos tacones mas que altos punta redonda, cerrado y de plataforma azules oscuros de juego con el vestido, si no supiera caminar con tacones, me hubiera caído fácilmente, tenia un pequeña cartera azul, donde solo tenia mi dinero y teléfono, además traía una chaqueta larga encima color blanca, mientras esperaba a April fuera de mi casa, hacia un frío muy fuerte, suspire y vi como salía el vapor de mi boca, me gustaba ver ese fenómeno, mi pelo estaba suelto completamente y ahora caía en mis hombros, vi que a lo lejos se acercaba lentamente el Mercedes CLK500 de April y desde aquí se escuchaba la música a todo volumen que traía en el carro, baje las escaleras del porche cautelosamente y abrí la puerta del carro que se encontraba ya frente a mi esperándome, apenas abrí la puerta, todo el sonido salio al exterior.

-       Te vas a quedar sorda – regañe.

Entre en ese pequeño carro y no se como, me incline y di un beso en la mejilla a mi amiga que se encontraba en el volante, luego me dirigí al reproductor de música y le baje el volumen.


-       Creo que alguien hoy esta amarga – bromeo.


Me coloque el cinturón de seguridad y mientras la hebilla  sonaba, el carro rugía.

-       ¿Hiciste reserva? Recuerda que no dejan pasar sin reservas – agregue.

-       Claro que hice reserva, ¿cómo no iba a hacerla? – contesto picando un ojo y sonriendo.

-       Bueno, uno no sabe – solté sonriendo.

-       Sabes que no dejaría de hacerla, ¿qué malo que no este Emily?

-       Si, ya la extraño y se fue ayer…¿Y como van tus vacaciones? – pregunte primero sonriendo.

El Ritz no quedaba muy lejos de mi casa, era solo como 5 minutos de camino por la autopista, creo que ya íbamos  por la mitad del camino.

-       Regulares – suspiro, duro mucho en contestar eso.

Me quede en silencio, ya estábamos casi llegando, solo faltaba como 1 cuadra como máximo, me incline hacia delante para poder verla mejor.

-       Y ¿por qué? – me preocupe con la ceja en alto.

Mire hacia delante, ya habíamos llegado Lobby del hotel.

-       En el restaurante te cuento, ya llegamos - aclaro.

Apenas había terminado esas palabras cuando ya me abría una persona la puerta para poder bajarme del carro, lo mire, me tendió la mano, la tome y me ayudo a levantarme del carro, me pare y avance un pequeño peldaño para esperar a April que venia hacia mi, la mire y le sonreí, caminamos juntas hasta la puerta del Hotel, donde nos abrieron la puerta y entramos al Hotel.
Que bello Hotel, completamente de mármol y flores, caminamos un largo pasillo hasta la puerta del restaurante, donde nos atendieron mas rápido que volando.

-       Bienvenida al Ritz – dijo un pequeña joven tras un podio - ¿Me indica su nombre de la reservación?

-       April Moore – respondió rápidamente April

-       Espere un segundo mientras la busco en la lista – indico con una voz muy suave

Mire a April y ella me devolvió la mirada, era un hotel muy ostentoso, no quiero ver la cuenta de la comida, mire a April de arriba abajo, traía un vestido negro cruzado hasta un poco mas arriba de la rodilla.

-       ¿Una mesa para 2? – pregunto pasando la mirada por April y luego por mi.

-       Si, solo 2 – repuse yo.

-       Pase por aquí – indico.

Nos hizo señas que la siguiéramos dentro, era todo del mismo estilo, con mármol, pero con pocas luces, pasamos por algunas de las mesas, hasta que llegamos a la nuestra que traía un cartel de ‘’Reservado’’, nos sentamos cada una en nuestros sitios, la joven nos entrego a cada una la carta de menú y luego se retiro, mire a cada lado, no lo creía.

-       Whoa, ¡estamos en el Ritz! – se emociono April

-       Shh, no grites… yo tampoco salgo de asombro, amiga – dije

-       Okey, ¿qué vamos a pedir? – pregunto mirando la carta de arriba abajo.

-       Ni la menor idea, tal vez pida una pasta, no tengo mucha hambre – agregue

-       Te dije que no comieras – me regaño

-       No comí, es que no tengo hambre – corregí encogiéndome de los hombros

En ese preciso momento llego un camarero para pedir nuestra orden de bebidas.

-       ¿Qué desean tomar? – pregunto decentemente el camarero.

-       Una Coca-Cola – le pedí si mirarlo.

-       Y yo otra igual – pidió April sonriéndole al camarero.

-       Esperen un momento mientras les traigo sus bebidas.


Mire a mi amiga del otro lado de la mesa, estaba mirando fijamente a una dirección, me voltee y estaba mirando al mesero que ahora entraba a la cocina, le hice señas de que me prestara atención, hasta que me devolvió la mirada.

-       ¿No vistes lo bello que era? – pregunto ansiosa.

-       Eh, la verdad es que no le preste atención – admití.

-       ¿Qué te pasa?

-       Nada, por que todos lo preguntan… - conteste y desvíe la mirada.

-       Es que te veo como preocupada y en tu burbuja – dijo inclinándose y poniendo sus manos sobre la mesa

-       Mi súper burbuja -  reí -. Es solo que… no he tenido una muy buena semana…

En ese preciso momento llego el camarero con las bebidas, alce la vista para poder mirarlo, era rubio, alto y ojos marrones, los mismos gustos de April sin duda alguna, April no dejaba ni un segundo de mirarlo con una amplia sonrisa mientras nos entregaba a cada una nuestras respectivas bebidas, saco de un bolsillo una libreta con un bolígrafo para anotar nuestro pedido.

-       ¿Qué desean de comer esta noche? – pregunto solo mirando a April, como si yo no existiera.

-       Un California Roll, por favor – April cambio la voz, a una voz mas dulce de lo normal.

-       Y ¿para usted? – voltio la mirada hacia mi, me miro de arriba abajo comiéndome con la mirada.

-       Nada, gracias – conteste fríamente, con una mirada asesina.

Detestaba que me miraran así, de arriba abajo, era una actitud, para mi, grosera, departe de un hombre. Tomo nuestras cartas de menú y se retiro

-       ¿No lo vistes ahora? Creo que voy a preguntar por su nombre – ansiosa pregunto y dijo.

-       Si, horrible para mi gusto, se parece mas a tus gustos – dije tomando pequeños sorbos y encogiéndome de los hombros.

-       ¿Mis gustos? – arqueo la cejas y yo asentí con la cabeza -. ¿Y cuéntame de los tuyos? – me miro con picardía.

No respondí y desvíe la mirada por que comenzaba a sonrojar ante la pregunta, vi de reojo como ella se reía de mi, la mire otra vez.

-       Que se yo cuales son mis gustos – sonreí y baje la mirada.

-       Sabes olvídalo – dijo con una amplia sonrisa en su rostro.

-       ¿Crees que Emily la este pasando bien? – cambie de tema, drásticamente

-       Claro, debe de estar en su camarote de lujo, con su novio, abrasaditos… - exclamo mirando al techo y encogiéndose de los hombros.

-       Que bien que ellos se amen tanto, me alegra por ella – agregue recostándome en el respaldar de la silla y quitándome la chaqueta que traía puesta -. Hace mucho calor aquí.

-       Aquí si pero afuera no, ayer me estaba muriendo del frío mientras dormía, ¿qué bien que ya llego la navidad?

-       Amo la navidad, sobretodo por el clima y los regalos – agregue mordiéndome el labio.

-       ¿Enserio? – dijo sorprendida abriendo la boca -. Yo odio este clima, es de lo peor, lo bueno es la moda de invierno.

-       Mmm, es la mejor colección del año, blanco, negro  y gris, con esas chaquetas gigantes – imagine.

-       Si, es de lo mejor…

En ese preciso momento llego el camarero con el sushi de April, tenia una imagen muy buena la comida y por mas que me encantaba el sushi no tenia hambre esa noche.

-       Que lo disfruté – exclamo hacia April.

Acto seguido, April tomo los palillos y empezó a comer, mientras ella comía, hubo un silencio súbito y para no interrumpirla mientras comía decidí no hablar, dejarla comer y mirar a los lados.
El Restaurante tenia una decoración muy elegante, pase por cada mesa viendo a cada persona, personas que a primera  se podía decir que era multimillonarios, parejas habían en motón, pero solo detuve mi mirada en una mesa en especial que se encontraba cerca de la mía, en una mesa donde se encontraban dos hombres, uno al frente del otro, conversando, pude reconocer uno a simple vista, era Nicholas, me quede boquiabierta, era igual a como lo había visto en mi sueño, solo a diferencia de la ropa que traía, una camisa negra con los botones del cuello abiertos, unos jeans totalmente negros, enguanto a la persona que tenia al frente no la pode reconocer ya que se encontraba volteada,  lo único que pude ver era su cabello liso de un color muy negro.
Mire fijamente a Nicholas por un buen rato, evaluando, era igual de hermoso como siempre lo había visto, April se dio cuenta que no paraba de ver a un mismo lugar y voltio para seguir su mirada de la mía, me miro.

      ¿Por qué miras tanto a esa mesa?

      No por nada en realidad – mentí desviando rápidamente mi mirada.

      Creo que ni tu misma te tragas esa mentira – reprocho levantando una ceja y mirándome fijamente –. ¿Qué pasa que no dejas de mirar esa mesa?

¿Que le iba a decir? ¿Que aquel hombre que esta en la mesa, era el que, cada vez que lo veía, hacia latir mi corazón perdidamente y alocadamente, aunque no lo conociera bien?

      Es que… – trate de contestar un nerviosa antes que ella me interrumpiera.

      ¡OH dios mío! – casi grito April siguiendo a alguien con la mirada –. Mira a Louis.

Louis Lynn, uno de los tantos ex novios de April, bueno el fue el ultimo y mas decente de todos, es alto, pelo castaño con ojos marrones, para mi era muy simpático, hasta que el termino con April, ella quedo destrozada con lo que paso y por mucho que diga April de que ya lo olvido, ella sigue enamorada de el, lo puedo ver en sus ojos y puedo presentirlo.
El estaba muy cerca de nosotras y estaba acompañado de otra mujer, mire a April a los ojos, estaba enfurecida.

      Tráigame la cuenta – ordeno April al mesero mas cercano.

      Hey, ¿porque tan rápido nos tenemos que ir? – replique yo.

      Porque no le quiero ver la cara – dijo April a regaña dientes.


Llego el mesero con la cuenta y April la toma rápidamente, saco su tarjeta de crédito y se la entrego al mesero, sin mirar la cantidad y ni dejándome pagar.

      ¿Por qué no me dejaste pagar? – me queje.

      Luego me lo pagas con otra cena, tranquila – contesto recogiendo sus cosas y recibiendo la tarjeta de crédito.

Se levanto rápidamente de la mesa y yo la seguí, me tomo de un brazo y me jalo entre todas las mesas para llegar a la salida, iba muy rápido y el camino era muy estrecho y sin darme cuenta tropecé el centro del pie con una pata de una silla, pero no me caí, solo me tambaleé, ‘‘maldición’’  me dije a mi misma, me dolía mucho el pie y mas si estaba en tacones, maldije en todo el camino, todavía April me seguí jalando y casi llegábamos a la puerta, me volteé casi cojeando de un pie por el dolor y lo ultimo que puede ver de la sala fue la mesa de Nicholas.

3 comentarios:

  1. oins ya solo con el nombre de Nicholas me supera, pero me habría gustado que hablara un poco jeje... April me da un poco de risa, la pobre chica

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa! tengo una nueva propuesta en el blogg http://marie-another-world.blogspot.com/ esperamos tu participación, besiitos y nos leemos

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho tu blog, y como sé la de sonrisas que hace un nuevo seguidor, desde hoy te sigo.
    Yo también tengo un blog y me haría ilusión que tú también me siguieras.
    Es este:
    http://paraalimentarmedetisolonecesitotuaire.blogspot.com/
    Te espero, pasate, me harías feliz como yo te e echo a ti.
    Un besazo, y te esperoo!

    ResponderEliminar